La clausura del año escolar también fue la oportunidad para que nuestra Promoción 2018 le agradeciera a sus compañeros, profesores y a toda la comunidad educativa por los años compartidos.

Isabella Castellanos Cuervo y Ángel Camilo Martínez Pérez fueron los encargados de dirigirse al público.

Buenos días estimados padres de familia, directivas, maestros, amigos y compañeros del Colegio Bilingüe Clermont.

Es un verdadero honor para nosotros tomar la palabra en nombre de todos nuestros compañeros en este día tan especial, es muy grato poder expresar a ustedes estas breves pero significativas palabras.

Estuvimos pensando qué decir para expresar realmente todo lo que sentimos en este momento.

Es un remolino de emociones. Nostalgia, felicidad, duda, ansiedad y algo de miedo. Sin duda felicidad porque culminamos esta primera etapa de formación y cumplimos nuestra meta personal. Pero también incertidumbre de lo que nos espera, no obstante jamás duden que estamos listos.

En primer lugar queremos dar las gracias a todos los presentes (padres, madres, amigos, compañeros, profesores…) por esculpir en nosotros lo que ahora mismo somos, lo que quisimos ser. Nuestra vida no es la misma desde el primer día que entramos al colegio. Hemos madurado, hemos aprendido a respetar, a apreciar pequeños detalles

Y ahora, estamos listos para dejar las comodidades del colegio en las que pocas veces pensamos, como… la ruta en la puerta de tu casa, las horas de sueño golpeando la cabeza con la ventana camino al colegio, el uniforme que nos evita pensar ¿Qué me pongo?, el almuerzo servido a la hora en punto, la bodeguita del salón para guardarlo todo (incluso nuestro desorden) y los profesores esperando en cada clase para aportarnos su conocimiento con sensibilidad.

Gracias a todas las personas que participaron en nuestra formación, a Aída con su carácter firme, para apoyarnos y también para exigirnos; a Tomás por siempre apoyarnos y hacernos reír con sus malos chistes; a Lola con su sarcasmo maternal, siempre hubo química entre nosotros; a Elizabeth con los libros de autor (empastando a la madrugada para entregar a tiempo); a Yuli, enseñándonos a salir rápido del salón con una tierna amenaza, a William por enseñarnos a esforzarnos por las cosas que queremos y Alberto por siempre preocuparse por nuestro futuro, por lo cual esperamos su pronta recuperación.

Gracias a las personas que cada día nos sirvieron el almuerzo, nos abrieron las puertas, a quienes tuvieron nuestro colegio limpio cada mañana, a los conductores y auxiliares prudentes y puntuales, a aquellas personas que permanecían pendientes de nuestra seguridad como Israel. Y no olvidemos al equipo administrativo, que día a día trabaja para mantener el funcionamiento del colegio, ayudándonos con permisos a última hora para ir a la casa de alguien y siempre pendientes de nosotros cuando faltamos al colegio.

Gracias a nuestros padres siempre solidarios con nuestras causas, amorosas familias incondicionales con nuestra formación, somos el reflejo de lo que tenemos en casa y eso es AMOR. Un amor infinito que nos lleva a la admiración y el respeto por su ejemplo de vida. Somos tan afortunados, somos realmente privilegiados por estar en este mundo con su protección y tomar sus manos nos da la seguridad que necesitamos para lo que venga.

Esta promoción que hoy deja nuestro colegio, vivió la tragedia de una pérdida que nos unió como nada en la vida. Hizo de nuestra amistad el sentimiento más sincero y solidario, somos casi una hermandad porque aprendimos en el dolor, que los momentos más difíciles y tristes son los que más nos enseñan. Pilar, Hugo y Huguito fueron nuestro ejemplo.

Logramos a los 9 años, aceptar, superar y aprender que el corazón más dulce y tierno, puede ser el más luchador y convertirse en un ser de luz para permanecer en el corazón de las personas. Sofi estarás en nuestro corazón por siempre.

Hemos disfrutado mucho estar aquí, hemos reído a carcajadas, conocimos nuestro bello país viajando entre amigos, ¿qué puede ser mejor? Hicimos obras de teatro, musicales, fuimos deportistas, tuvimos una banda de rock, tuvimos el CSMUN, arte, política y ciencia, todo con el aval y apoyo del colegio y padres.

Este año ha sido en extremo ocupado, monografía todo el año, conciertos de Misophonía, Show cultural, anuario, excursión, prom, presentamos y pasamos todas las Pruebas Cambridge, Icfes, Toefl, Delf y además ¡pasamos a la universidad!

En todo lo mencionado hemos estado juntos, apoyándonos en todo lo que se le ocurrió a alguien de esta promoción.

Vamos a la universidad para asumir con la mayor seriedad posible, el reto que cada uno de nosotros eligió. Así como tuvimos compromiso con nuestro colegio, lo tendremos en la universidad. Hay para nosotros un futuro brillante que promete grandes cosas porque así lo hemos decidido. Somos una promoción de soñadores de mano firme y corazón grande, de artistas, abogados, médicos, ingenieros, biólogos, politólogos… sabrán de nosotros muy pronto.

Sabemos que dejamos huella en el Clermont, lo hemos entregado todo en cada tarea o compromiso adquirido, hemos sido rebeldes con causa y sumisos con humildad, sabemos que nos quieren y saben que los queremos. Es por esto que deseamos decir a todos los estudiantes, que sin importar las adversidades, siempre tendrán personas con las que podrán contar y que los apoyarán, ya sea un profesor, una secretaria, una auxiliar, un amigo o hasta nuestra misma Rectora. Y es esto mismo lo que hace especial al Colegio Clermont, que sin importar quién eres, siempre harás parte de esta familia, por muy lejos que estés.

Así que sin más que decir nos despedimos, no con un adiós sino con un hasta siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *