El Colegio Clermont nació de la idea sobre cómo educar a los niños, bullía en nosotros la urgencia de hacer realidad un sentimiento educativo que definiera al ser humano de una manera particular. Había llegado el momento de concretar estas ideas y de ser lo más consecuentes que pudiésemos con nuestra propia forma de pensar. Así en septiembre de 1982, nacía el Clermont.

Luego de diez años de labores completamos los niveles y se graduó nuestra primera promoción en 1991. El Clermont culminaba una etapa y se hacía concreta la idea preservada gracias al esfuerzo incansable de sus colaboradores. Desde hace diez años nos encontramos en la sede campestre que nos permite desarrollar cada vez más aptitudes en los estudiantes y alimenta nuestra visión. El reto académico continua y seguimos forjando personas, ayudando a formar mejores seres humanos, para una familia, una sociedad, un país, para un planeta.