La familia tiene un espacio privilegiado e irremplazable en la sociedad y cumple un rol principal, el cual se encarga de brindar a sus miembros apoyo, confianza, valores, cuidado y pertenencia, lo que favorece a niños y niñas a la socialización y a su desarrollo humano, pues se generan vínculos significativos.